Santidad y Rezar El Rosario

 
Santidad y Rezar El Rosario - Editorial Piedrecita

El sábado 10/05/13 fuimos a Misa y al entrar por la puerta de la Iglesia, pasó enfrente de nosotros una mujer muy curra, parecía medio nerviosa y llevaba algo de prisa e iba hacia el interior de la sacristía. La mujer estaba usando pantalones ajustados de esos que se usan cuando se va al gimnasio ha hacer ejercicio, de los que hoy les llaman “leggings” y ella usaba botines de manera que mostraba sus curvas y sus formas o detalles naturales de su cuerpo.

Prácticamente esta mujer exótica, estaba preparada para un “nightclub” o para un baile o cantina, lista para la diversión nocturna, menos para asistir a Misa. Piedrecita, quiere recalcar la pobre doctrina que existe en el catolicismo, la enorme inmoralidad de los católicos, la vanidad y la gran soberbia de los católicos. Piedrecita, nos quiere recordar la gran responsabilidad del sacerdocio, por la que Cristo sabrá pagarles a los sacerdotes, por sus pobres y miserables sermones dominicales, que no sirven para nada.

Sermones que tan solo son promesas de salvación, pues “en Cristo ya somos salvos”, según el nuevo evangelio del sacerdocio en la Iglesia.

Normalmente cada sábado antes de empezar la Misa, siempre hay una señora muy modesta y simple, la que empieza el rosario y todos rezamos mientras llega la hora de empezar la misa. Pues cual fue nuestra sorpresa de que esta Señora, sexy y desvergonzada, era la que ahora estaba dirigiendo y empezó a rezar el Rosario.

No cabe duda de que los católicos dicen una cosa y hacen otra, y nuestros sacerdotes, ni les preocupa la soberbia y la vanidad de estas cucarachas de la Iglesia, bien dijo nuestro Señor Jesucristo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías cuando dijo: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me rinden culto, ya que enseñan doctrinas que son preceptos de hombres.

Piedrecita hace nota, pues los católicos son ignorantes de su religión, y cuando se cambian de la a única iglesia instituida por Cristo, entonces sí que leen la biblia y ahora se vuelven enemigos acérrimos de la santa Iglesia católica. Piedrecita, les recuerda a los sacerdotes, diáconos y evangelizadores católicos, que sus sermones valen un cacahuate, pues no conmueven ni a un ratón siquiera. Los sermones de estos sacerdotes, carecen de verdadera enseñanza doctrinal, pues no enseñan nada, por la ausencia de Cristo en sus vidas, y por su miserable fe.

Siendo el templo lugar de oración y de meditación, estas desvergonzadas mujerzuelas, según las llama el apóstol Pablo, son la causa del desenfrene, corrupción de la Iglesia y debilidad de los Sacerdotes. Por eso dice el Salmista: Si hubiésemos olvidado el nombre de nuestro Dios o alzado nuestras manos hacia un dios extranjero, ¿no se habría dado cuenta Dios, Él, que del corazón conoce los secretos? Pero por ti se nos mata cada día, como ovejas de matadero se nos trata.

Piedrecita, nos recuerda: ¿No son estas las razones, por las que a los católicos se nos tienen como blasfemos? ¿Será posible que algún día algún sacerdote sensato pudiera existir e impedir estas ofensivas vanidades humanas, que existen en nuestras parroquias?

Yo “Jesé Retoño”, les digo a todos en el mundo, el día que exista un sacerdote sensato, y honesto ante Cristo, sacerdote que no distorsione el evangelio de Cristo, y que sea obediente a Cristo nuestro redentor, ese día, dicho sacerdote será expulsado de la iglesia, porque su verdad será escuchada por mi Padre celestial, y Cristo será honrado, y los ángeles cantaran himnos de alegría, porque por fin Dios será honrado, acá en la tierra.

No cabe duda de que nuestros sacerdotes, son o nacieron ciegos y ni ellos se corrigen y ni podrán nunca corregir a un laico que promueva la corrupción, pues los laicos corruptos, son siempre los que mandan a los sacerdotes y a los demás y son los que denuncian a los laicos justos, para que sean desechados de la Iglesia. Los laicos corruptos, son ellos los que ocupan siempre los primeros lugares en la iglesia, y estos laicos corruptos, son siempre los que dan más besos y abrazos, son los que saludan a los que a ellos eligen y solo le sonríen a los que les alaban o los adulan.

Lo dice uno que fue echado o excomulgado de su Diócesis por estos laicos líderes corruptos y sacerdotes pervertidos, que no dejan de ser modelos de virtudes anticristianas, modelos de zorras o mujerzuelas que se la pasan de uno lado a otro y nunca pueden llegar al verdadero conocimiento, porque son nubes sin agua, son lobos destructores con pieles de ovejas. Hoy, yo – Jesé Retoño, les recuerdo y anuncio a todos los líderes y sacerdotes de la iglesia y del mundo, que la necedad es madre de la ceguera, pues los que dicen que ven son siempre los ciegos.

Reflexiones Piedrecita.
Yo soy “Jesé Retoño” y Cristo está pidiendo conversión en su iglesia.
Editorial Piedrecita.

 

 

Comments are disabled.