PIEDRECITA
Ministerio de Evangelización e Instrucción Religiosa Laico-Católico, Apostólico y Romano | Condado de San Stanislaus (Modesto, Ceres) CA, EE. UU.

This post is also available in: enEnglish (Inglés)

Editorial Piedrecita: Publicaciones Laico-Católicas
La Herramienta Que Nos Da Alas de Águila Para Llegar a Dios

Artículo Más Reciente
Viaje al Purgatorio - Jesé Retoño

Viaje al Purgatorio: ¿Qué es en Realidad el Purgatorio?

[Parte 3 de 15]

Cuando por permiso de Dios y con los auxilios de la ciencia logran “revivir” a aquel que estaba en trance de muerte y que ya vio la luz de Dios, el alma no quiere ya regresar a esta vida llena de oscuridad e incertidumbre. Han probado brevemente la felicidad que nos espera en el Cielo. Es por eso que la Iglesia desde siempre ha deseado a los difuntos no solo que “descansen en Paz” sino que “luzca para ellos la luz perpetua”.

Las almas del Purgatorio, que han visto la luz de Dios, sufren la agonía de estar en la antesala, purificándose voluntariamente de sus pecados.
En el antiguo testamento, en el libro de los Macabeos, el cual pertenece a los deuterocanónicos, los cuales no son aceptados por nuestros hermanos separados, precisamente, por el rechazo que le tienen al purgatorio.

Mas, sin embargo, los israelitas deportados, aceptaban la existencia del más allá, en un lugar de espera o purificación, más bien inspirados por la creencia de la resurrección. Si el pueblo israelita, no hubiera creído, que los compañeros caídos iban a resucitar, habría sido cosa inútil y absurda orar por ellos. Pero los israelitas, creían firmemente en una valiosa recompensa para los que mueren como creyentes; de ahí que su inquietud era santa y muy de acuerdo con la fe. Esta es o era principalmente la razón por la cual Judas ofreció este sacrificio por los muertos, para que fueran perdonados de sus pecados (2 Mac. 12, 41-46).

En el Nuevo Testamento encontramos también sustento a la doctrina del Purgatorio. San Pablo, en la primera carta a los Corintios, argumenta acerca de las obras probadas a fuego el día del juicio: “Si su obra resiste el fuego, será premiado, pero si es obra que se convierta en cenizas, él mismo tendrá que pagar. Él se salvará, pero como quien pasa por el fuego” (1Cor. 3, 14-15).

Evidentemente, en las escrituras del antiguo y nuevo testamento, no se menciona la palabra purgatorio, pero se cree en tal lugar o en tal estado después de la muerte.

Continuación…

Temas del Blog

This post is also available in: enEnglish (Inglés)